Prueba de Esfuerzo

ARTÍCULO

SOBRE EL TEMA:

Ramon Curto

Una prueba de esfuerzo es una herramienta especialmente diseñada para corredores que te permite realizar un seguimiento de tu progreso y descubrir tus zonas de entrenamiento (frecuencia cardíaca, velocidad y zonas de potencia) para los deportes de carrera.

Al conocer tus zonas de entrenamiento con la mayor precisión posible, puedes crear una planificación de entrenamiento individualizada.

Las pruebas regulares y frecuentes también te ayudarán a planificar tu entrenamiento de manera inteligente y a seguir los cambios en tu rendimiento de carrera.

¿Qué es una prueba de esfuerzo?

Próximamente->Cargando contenidos

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

Próximamente->Cargando contenidos

Tipos de prueba de esfuerzo

Próximamente->Cargando contenidos

Importancia de la prueba de esfuezo

El entrenamiento continuado nos provoca una remodelación cardiovascular, una serie de cambios que se suman a muchos otros para que cada vez seamos capaces de correr más rápido.

Estos cambios o anomalías pueden observarse en un electrocardiograma, puede que algunos los encontréis en el informe de vuestra prueba de esfuerzo.

Así, resulta especialmente importante realizarnos una prueba de esfuerzo completa para valorar que estos cambios que se observan en el electrocardiograma son resultado del propio entrenamiento físico y no son anomalías que reflejen una posible patología cardiaca.

Los hallazgos electrocardiográficos relacionados al ejercicio son más comunes en hombres que en mujeres, en atletas de descendencia africana y en atletas de alta resistencia como los ciclistas y los corredores por montaña.

¿Cuanto cuesta una prueba de esfuerzo?

Próximamente->Cargando contenidos

¿Cuánto dura una prueba de esfuerzo?

Próximamente->Cargando contenidos

¿Para que sirve una prueba de esfuerzo?

Próximamente->Cargando contenidos

Resultados de una prueba de esfuerzo

Próximamente->Cargando contenidos

Alteraciones cardíacas en una prueba de esfuerzo

A continuación os numeramos algunas alteraciones cardíacas que son resultado de la práctica deportiva.

Es importante que si ponéis vuestro corazón al límite, ya sea en un kilómetro vertical como en un ultratrail, tengáis la seguridad de que un profesional médico ha pasado la ITV a vuestro corazón.

1. Bradicardia sinusal

Muy habitual. Se define como una frecuencia cardíaca inferior a 60 latidos por minuto (lpm), muy común entre atletas. En corredores de montaña es frecuente encontrar una bradicardia sinusal de 45 a 50 lpm, y más raro por debajo de 40 latidos por minuto.

2. Bloqueo aurículoventricular (AV) de primer grado

Sucede cuando los impulsos eléctricos que pasan desde las aurículas a los ventrículos disminuyen su velocidad. Es habitual en el 35% de los atletas.

El bloqueo AV de segundo grado Mobitz II y el de tercer grado no deben ser asumidos como secundarios al entrenamiento y requieren evaluación.

3. Bloqueo incompleto de rama derecha

Se estima su prevalencia en un rango de 35 a 50% en los atletas de resistencia.

Se ha sugerido que el retraso de la conducción no es propio del sistema de conducción eléctrico, sino que es causado por el aumento del tamaño del músculo cardíaco con el resultante aumento del tiempo de conducción.

4. Repolarización precoz

Aparece en el 50-80% de los electrocardiogramas en reposo, especialmente en hombres. Se entiende como una adaptación fisiológica y benigna en la población general de los jóvenes y los atletas y no requiere mayor evaluación clínica.

Hallazgos electrocardiográficos probablemente patológicos

Estos hallazgos no están relacionados con el entrenamiento, de modo que obligan a una evaluación adicional:

  • inversión de onda T
  • depresión del segmento ST
  • ondas Q patológicas
  • agrandamiento auricular
  • hemibloqueos
  • hipertrofia ventricular derecha
  • bloqueo completo de rama
  • patrón de Brugada de elevación del segmento ST

Centros de pruebas de esfuerzo

Próximamente->Cargando contenidos

Zonas de entrenamiento de una prueba de esfuerzo

Próximamente->Cargando contenidos

Conclusiones

Cuando se examina el electrocardiograma de un atleta, el objetivo principal es distinguir entre los patrones fisiológicos que no deberían causar ninguna alarma de aquellos que requieren tratamiento u otras pruebas adicionales para excluir (o confirmar) la sospecha de una enfermedad cardiovascular subyacente.

Es muy aconsejable que os hagáis una prueba de esfuerzo completa cada uno o dos años para poder disfrutar de nuestro deporte con todas las garantías.


Ramon Curto

Ayudo a corredores y trail runners a potenciar su rendimiento. Soy entrenador personal y fisiólogo del ejercicio. Máster en Fisiología del Ejercicio y Máster en Fisiologia Integrativa.