• Entrenamiento Personal Running

El dopaje genético, ¿realidad o ficción?

La posibilidad de dopaje genético, es decir, la transferencia de secuencias de ADN y/o el uso de células modificadas genéticamente para incrementar el rendimiento deportivo, es probablemente un hecho en el deporte de élite.

Actualmente representa uno de los retos más importantes con los que se ha enfrentado la medicina deportiva. Los conocimientos y las técnicas desarrolladas por la terapia génica, una cura médica, pueden ser francamente malversadas y utilizadas en forma de dopaje.

Así, a pesar de que no hay evidencias reales de que se esté practicando dopaje genético no es de extrañar que en los próximos años salga algún caso a la luz.

¿QUÉ ES EL DOPAJE GENÉTICO?

El eritropoyetina o EPO es una hormona que estimula la formación de eritrocitos. La inyección de EPO provoca un aumento del hematocrito, de forma que, se producen mejoras en el rendimiento aeróbico.

La estrategia hasta ahora ha sido intentar minimizar las diferencias entre la eritropoyetina humana y el artificial. En el pasado se administraron transfusiones con EPO recombinante, no obstante, se mantenía elevado en sangre mucho tiempo, de forma que era fácilmente detectable. Más adelante, se utilizó el EPO de tercera generación que tenía una presencia en sangre de tan sólo 6 horas.

En el dopaje genético la estrategia es completamente diferente. En lugar de inyectar la hormona o la sustancia dopante se administra el gen que codifica la proteína que produce la EPO. De esta forma, el aumento de la EPO es causado exclusivamente de forma endógena y, por lo tanto, indetectable actualmente.

PROTEINAS DIANA

Un grupo de investigadores holandeses ha publicado un estudio en la British Journal Sports Medical en la cual se identifican las proteínas potencialmente candidatas en dopaje genético. Han evaluado las proteínas en función de sus beneficios potenciales, sus riesgos y su posible detección en futuros controles antidoping.

Las proteínas seleccionadas fueron la eritropoyetina, el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF), la hormona de crecimiento, la miostatina, el factor de crecimiento del endotelio vascular, el factor de crecimiento del fibroblasto, endorfinas y encefalinas, α- actinina 3, el receptor delta activado por proliferador de peroxisoma (PPARδ) y la fosfoenolpiruvato carboxiquinasa (PEPCK-C). Siendo estas dos últimas las candidatas con mayores posibilidades.

CONCLUSIONES

  • El dopaje genético es probablemente un hecho en el deporte de élite actual.
  • Consiste en la introducción de genes que producirán la sustancia dopante en el propio cuerpo, sin necesidad de inyecciones. Será exclusivamente endógena y, de momento, practicamente indetectable.
  • Las proteínas potencialmente candidatas a dopaje son la PPARδ y la PEPCK-C. La primera clave en la beta-oxidación lipídica mientras que la segunda es clave en la gluconeogénesis.

Fuentes de consulta

Ramon Curto. Entrenador y Fisiólogo del Ejercicio. Máster en Fisiología del Ejercicio. Máster en Fisiología Integrativa. Licenciado en Biología. Mail: hola@ramoncurto.com. Telf: 654 084 540. Skype: ramoncurto
Get bookie bonus - gbetting.co.uk