• Entrenamiento Personal Running

Suplementación deportiva (parte I)

Es un verdadero escándalo lo que está pasando con las “ayudas ergogénicas”.

En mi anterior colaboración con CREAT, hablamos de las dietas conocidas como “detox”, puntualizando en el campo del deporte a modo de advertencia sobre estas.

Hoy voy a hablar de lleno de un problema que asalta a cada uno de los deportistas, y es el tremendo “lío” respecto a si han de suplementarse o no. Y es que perdonad que os diga, pero en mi opinión, es que es un verdadero escándalo lo que está pasando con las “ayudas ergogénicas” , como las nombramos las personas que trabajamos en salud.

Podéis deducir pues que una “ayudita ergogénica” es aquella que nos promete mejorar nuestro rendimiento deportivo, recuperarnos antes de las lesiones sufridas, y un triste y largo etcétera de nunca acabar.

Hay muchos tipos de ayudas de este tipo muy dispares y oscilan desde las zapatillas, mallas, etc... al dopaje sanguíneo, pasando por los antiinflamatorios y en nuestro caso, que es el que nos incumbe en nuestro apartado nutricional encontraríamos las ayudas ergogénicas nutricionales que vendrían a ser las tan frecuentes bebidas con carbohidratos, por ejemplo.

A parte del problema de saber suplementarnos, los puntos en que debemos hacerlo y los momentos claves, el problema central reside en si la suplementación que nos han recomendado/vendido funciona realmente o es lo mismo que tomarse un vaso de agua del grifo.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Muchas empresas aprovechan las ansias por mejorar del corredor junto con desconocimiento nutricional de este para “colarles” substancias que ya sean nutricionales o no prometen el oro y el moro, pero que sin embargo carecen de las mínimas bases científicas que demuestren dicha eficacia prometida.

¿Realmente sé lo que tomo?

No. A no ser, muchas veces, que seas un entendido en el campo de la nutrición, la química, etc… Observaréis en las etiquetas o envases de estos productos muchas palabrejas sin sentido aparente pero que nos hacen ver que dicho producto actúa sobre nuestro cuerpo como si del propio Dios se tratara. Por ejemplo una etiqueta que observé hace relativamente poco rezaba “Contienen enzimas digestivas hidrológicas que aumentan la captación de aminoácidos ramificados gracias a su efecto proinsulínico y anabólico” ¿Has entendido algo? Seguramente no, pero habrás quedado impresionado de las muchísimas cosas que este producto puede hacer en ti. Bien, no te ilusiones, puesto que esta afirmación es una auténtica mentira, solo que si tú no entiendes correctamente lo que allí queda escrito, nunca lo sabrás y el único que lo notara será tu bolsillo. Debes saber que hay un reglamento específico que prohíbe que los textos de los suplementos no sean de fácil comprensión para el comprador de a pie.

Información Yhasmina Ávila

Ramon Curto. Entrenador y Fisiólogo del Ejercicio. Máster en Fisiología del Ejercicio. Máster en Fisiología Integrativa. Licenciado en Biología. Mail: hola@ramoncurto.com. Telf: 654 084 540. Skype: ramoncurto
Get bookie bonus - gbetting.co.uk