• Entrenamiento Personal Running

Energía, el combustible del cuerpo

Los alimentos son los que nos aportan energía, energía en forma de calorías, además de muchos nutrientes. Esta energía es, para nuestro cuerpo, como la gasolina de un coche.

Por lo tanto, una ingesta insuficiente en energía provocará una disminución del rendimiento. Pero del mismo modo, cuantas más calorías ingerimos empeoraremos nuestro rendimiento, puesto que un exceso en la ingesta, a la larga, comporta un aumento de peso. Si tenemos un peso más elevado del recomendable, nuestro cuerpo necesita más esfuerzo para realizar cualquier actividad física.

Precaución con los déficits energéticos 

Por todo esto, resulta sorprendente que muchos deportistas consumen menos calorías de las necesarias. El Comité Olímpico Internacional, en el último consenso en nutrición deportiva, detalló que numerosos deportistas presentan déficits en la ingesta energética. Este déficit es más frecuente en mujeres y en deportistas que participan en competiciones de resistencia.

Esta situación es posible que sea provocada por una disminución del hambre en aquellos deportistas que realizan un deporte intenso y de larga duración. Como nuestro cuerpo está constantemente consumiendo energía necesita de un mecanismo de alerta para compensar esta pérdida, el hambre. Este mecanismo es un impulso involuntario de nuestro cuerpo que se activa para recordarnos que tenemos que comer, ingerir energía.

Cabe pensar pues, que si hacemos ejercicio tendremos más hambre y podremos ingerir toda la energía que necesita nuestro cuerpo. Pero muchas veces no es así. Tener hambre no siempre es un indicador fiable de las calorías que necesita ingerir un atleta, y por lo tanto, se pueden ingerir menos alimentos (y nutrientes) de los necesarios.

Efectos indeseables

¿Qué puede pasar si se consumen menos alimentos (calorías) de las que se necesitan?

  • Dificultad para mantener un peso adecuado para el deporte a realizar
  • Desequilibrios en la composición corporal que perjudicarán al rendimiento
  • Pérdida de masa muscular
  • Pérdida de masa ósea
  • Más posibilidades de sufrir una lesión
  • Mayor sensación de fatiga
  • Disfunciones menstruales en las mujeres
  • Mayor tiempo de recuperación después del ejercicio

Conclusiones

El aumento en la utilización de energía está ligado a la realización de una actividad física más o menos intensa. Por esta razón resulta imprescindible realizar un cálculo del metabolismo basal y el gasto por actividad, así como de las necesidades energéticas de cada deportista para conseguir un óptimo estado físico y de rendimiento deportivo.

Fuentes de consulta

  • Comer y correr. Julio Basulto, Juanjo Cáceres. Ed. Debolsillo

Autora

  • Rosa Bayerri Rosa. Dietista-Nutricionista. Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Colegiada CAT288 
Ramon Curto. Entrenador y Fisiólogo del Ejercicio. Máster en Fisiología del Ejercicio. Máster en Fisiología Integrativa. Licenciado en Biología. Mail: hola@ramoncurto.com. Telf: 654 084 540. Skype: ramoncurto
Get bookie bonus - gbetting.co.uk